Publicidad

SUS MANCHAS HABLARÁN.

Armando Recamán (1978) es un artista incansable, sistemático y de una producción y creación  constante.

Desde sus primeras exposiciones personales trata de lograr un lenguaje sui géneris: “Fantasía” con obras neofigurativas, en la Galería Fresa y Chocolate; “Abstracción in Memoriam” donde tuvo el noble empeño de rendir homenaje a algunos de los artistas iniciadores del arte abstracto cubano en la década de los años cincuenta en la Galería Amelia Peláez del Hotel Habana Libre; así como una serie de gran formato “Las ciudades que navegan”, obra por encargo para exhibirlas en cruceros marítimos.

Es bueno resaltar otra serie aun no expuesta titulada “Mi Habana abstracta” conformada por cinco excelentes lienzos donde intenta graficar etapas históricas de nuestra capital, desde la Habana colonial hasta nuestros días.

En la actualidad Recamán trabaja afanosamente en una nueva serie “Pacto con la luna” con una cosmogonía astral y energética donde logra una atmósfera muy especial. Comienza a introducir simbologías de religiones afrocubanas que se entremezclan con colores empastados donde predominan los tonos amarillos-ocres, negros-grises y blancos entre otros.

Recamán continúa con sus acostumbrados collage y su tendencia a una pintura matérica. Algo muy especial; comienza a aparecer en su firma un pequeño velocípedo imagen perpetua de su niñez que quizás nos anuncie un futuro proyecto expositivo “El velocípedo, una historia personal”.

Un día, en las largas tertulias de mi casa, me expresó:….” Mis manchas hablarán”.

De seguro él se inclina por ofrecernos una abstracción conceptual.

Armando Recamán: un artista que conozco.

Lic. Máximo Gómez Noda.

Especialista en Museo y Curador

Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre.